9 sept. 2012

Suiza 2012. 1

Ya es verano y como de costumbre, me voy de vacaciones. Este año iré a Gruyères, un pequeño pueblo de Suiza y a Argentina. En ambos viajes conoceré gran cantidad de lugares nuevos, nuevos ecosistemas y animales que enseñaré y relataré un poco cómo viven y dónde. También incluiré algunos vídeos. Todas las fotografías y vídeos que suba a partir de ahora hasta que acabe de relatar este viaje, serán hechos por mí.


Voy a empezar por el principio, llego a Suiza, un nuevo país para mí y me encuentro con que muchas cosas aquí son muy distintas en cuanto a naturaleza se refiere.

Los animales están en enormes espacios vallados pastando tranquilamente, en las horas de mucho calor, se colocan en zonas de sombra y siempre tienen enormes recipientes llenos de agua fresca a su disposición. A su vez tienen dentro de los terrenos, colinas y suelo llano por el que ir pastando tranquilamente y cambiando de lugar a lo largo del día. Los animales no tienen sólo un terreno en el que pastar, cuando acaban la comida en uno, se pasan al siguiente, también cercado, que es lo común, en el que seguir con su alimentación diaria.

Desde que he llegado, hace un par de días, he podido ver ciervos, avispas y abejas en cada flor que me he encontrado, cogiendo polen, ovejas, burros, caballos, gallinas y gallos de un tamaño considerable, unos animales que yo creo, eran llamas y también he conseguido ver un zorro que pasaba corriendo por una carretera.


Es interesante porque aquí se ve como se plantean las cosas de manera distinta. Puedes darle de comer a los animales ya que ellos vienen a ti sin miedo a que puedas hacerles daño; comen de tu mano y berrean o mugen por todos lados. Tienen todo preparado para poder compaginar la vida natural , con los seres humanos: las carreteras te llevan a caminos y rutas naturales.


He aprendido aquí que las vacas consumen 100kg de comida al día y necesitan 85 litros de agua para dar esos 25 litros de esa deliciosa y pura leche que nos proporcionan por la mañana y por la noche.
También he podido ver como los animales grandes; el ganado, tiene la cara llenísima de moscas que les molestan todo el tiempo. 

He escuchado el sonido del ganado arrancando la hierba del suelo y el silencio solo aturdido por los cencerros de ovejas y vacas. He visto que sin las luces de la ciudad el cielo está inundado de estrellas y que es maravilloso poder llenas tus pulmones con aire puro del bosque.